lunes, 14 de septiembre de 2009

BASTA.



Yo no quería volver, pero volví. Yo no quería caer, pero caí. Yo no quería que vuelvas a calar hondo en mis entrañas. Pero otra vez tuve que tragarme todas las promesas, todas las palabras. Siempre es una vez más, y se repite la misma vieja historia.
A veces me pregunto, acaso cinco años no fueron suficientes para entender que me devoras la razón, que lo único que consigo al final del día es arrancarme una lágrima tras otra.
¿Por qué si en tantos inviernos no pudiste abrigarme el corazón creo que cuando llegue la primavera vas a salvarme del dolor?
Y quizás no llore por vos, sino por mí. Porque sigo censurando mis sentimientos, sigo estancada en el tiempo, en una historia que no avanza. Es como si una y otra vez estuviera en mis 15 otoños, en esa sala de espera y te viera llegar. Sigo en el tiempo, estática, como si los días y los años no pasaran, como si ésta vez todo fuese a cambiar. Y no, no sabes cuánto duele estar entre mi piel, porque aunque estés, no lo sabes.
Cinco años, y creo que, ahora, hasta me río. Pero me río porque me cansé de llorar, porque me harté de preguntarme una y otra vez por qué, pero no, no me puedo responder. Quizás sea muy temprano, o quizás ya es muy tarde.
¿Cómo pude sobrevivir durante tanto tiempo?, ni yo me lo creo. Si meses atrás algún pajarito con la mirada perdida me hubiese contado lo que vendría después, quizás no lo hubiese creído.
Pero acá estoy, viva. Viva para contármelo una y otra vez, para sufrirlo, para revivir esos trozos de momentos que me hicieron tener una sonrisa enorme, y una risa permanente puertas para adentro.
Esos poquísimos días eras otro, estabas distinto, ya no eras el extraño conocido, ya no eras el extraño, eras esa porción de mundo que siempre quise conocer y que, parecía, la conocía hace una vida entera.
Y tus labios, tus labios se movían pero yo no entendía; nunca entiendo nada. Ahora lo sabes, soy bastante inocente y estoy, la mayor parte del tiempo, en algún otro lugar. Pero tus labios se seguían moviendo, primero distantes mientras tu voz se mezclaba con la música, después más cerca, pero yo seguía sin entender.
Seguí sin entender hasta que callaste cada uno de mis fantasmas, hasta que sentí que cinco años valieron la pena para vivir ese momento. Ese beso fue el primer beso de una eterna adolescente que vive en una habitación empapelada de recuerdos no vividos. Ese beso fue el que volvió a encender una ilusión, y fue el mismo que me hundió.
Esos días fueron distintos, distintos pero preciosos. Todos esos días tenían otro sabor, la amargura se había escapado y me llené de sonrisas y sueños, de lo gracioso de tu voz.
Esos días te quise pedir que te quedes así para siempre, cantando o silbando bajito, con tus manos en mi espalda, contándome los cuentos de la ciudad. Te quise pedir que te quedes así para siempre, que nada comience, porque lo que comienza, termina.
Quizás es por eso que siempre preferí tenerte lejos, porque lo que jamás comienza, jamás puede terminar, y recién ahora digiero el sentimiento de desilusión; recién ahora entiendo que llorar no te trae de nuevo, que aunque estés a pasos, no estás cerca porque, aunque me digas que sí, hay cosas que NO se pueden rever.

9 comentarios:

матiаs dijo...

Volver me sabe a retroceso... y da paja, no?

Bubulina dijo...

Sí, pero vayaunoasaberporqué a veces se vuelve, en vez de avanzar. Tristísimo eso.

Adoyma dijo...

Paseo entre lo blogs mienteras tomo un cafe y fumo un cigarrillo, me detengo en esta entrada tuya.
" Y no, no sabes cuánto duele estar entre mi piel, porque aunque estés, no lo sabes".

Recuerdoa vuelven a la mente...duele la ausencia del ayer cuando el ayer es siempre hoy...

No se sobrevive, solo se vive, mezclando dolor con sonrisa y sacando fuerzas que solo el corazón entiende...

Transmites mucho. Mis felicitaciones por el blog.
Cordial saludo.
Adoyma.

dijo...

A veces mirar atrás te dice hacia donde ir...

Eres realmente grosa bubú, asi da gusto compartir lineas.

Besi, te quiero!

Anónimo dijo...

Viir, sabias que me olvide la contraseña de mi blog? Viste un Soy un desastre.

Tenía que pasar por acá: me encantó; es realista, profundo y a la vez triste.

Te dejo algo de Kafka "...cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives."

- Te quiero! -

"y estoy, la mayor parte del tiempo, en algún otro lugar. "

Tatiana.

Ersa dijo...

yo también quise pedirle que se quede...

me encanta leerte, asi nomas te digo... me en can ta!

te quiero amiga, aunque yo desaparesca y nadie me encuentre, te quiero en mi solitaria casita en el bosque de ermitaño. Se feliz!

espero verte pronto.

Lizz dijo...

leerte me despierta ese algo de querer decir todo lo que uno quiere callar... no sé porqué...

el talento que tenés es inspirador =)

besii

AndrajosA· dijo...

Simplemente me gusto, y dejo mi pensamiento por escrito.

Chuchini dijo...

muy bueno vir! me encanto.. no se porque no lei antes siempre entro a leer ...