jueves, 28 de enero de 2010

Una noche

Quizás no tiene sentido, pero a veces –sólo a veces- le hablo a tu recuerdo. Un recuerdo aterciopelado, que suaviza la realidad. Un recuerdo inventado en las noches que se hacen eternas; un recuerdo que no se parece en nada a vos. Y quizás sólo por eso es que te recuerdo.
Y cuando pienso en eso que me inventé, las lágrimas no tardan en correr. Se apresuran y ruedan por las mejillas, como si temiesen quedarse encerradas entre los párpados, como si no se aguantasen entre ellas y necesitaran esparcirse por mi piel.
Ésta noche tu recuerdo llegó más tarde que de costumbre, y le habló a mis oídos de tus ojos, le contó también de tus manos y tu voz. Y tuve miedo. La música estaba muy fuerte y había tanta gente a mi alrededor, que tuve miedo; no de tu recuerdo, sino de las lágrimas. Temí que se escapen otra vez.
Tuve que esconderme del llanto, y por un momento deseé que estuvieses ahí, sonriendo, para decirte que no hables, que me abrigues o me abraces. También hubiese querido pedirte que retrocedas el tiempo, que borremos algunos momentos. Quizás te hubiese dicho muchas cosas, quizás te hubiese pedido tantas otras; pero seguramente hubiese querido que te quedes, por primera vez y para siempre.
Y después de haberme escapado de las lágrimas y hablar por horas con tu recuerdo, entendí que estaba recordando al hombre que nunca fuiste. La noche ya se había hecho pequeña y tuve que hacer silencio porque, sin querer (queriendo), estaba pidiendo cosas que no existen.

6 comentarios:

Chuchini dijo...

es como cuando alguien canta demasiado bien y se te pone la piel de gallina... lo mismo cuando leo lo que escribis..

hagamos algo dps del 15 d feb q vuelvo :) pero.. que sea Real el hagamos algo y no imaginario jaja

Roshi dijo...

tu escrito..hizo que esas lagrimas trataran de escapar..
sentia la intencion de decirtelo.

wiinliz dijo...

muy bueno...

Juan dijo...

Sé que seguirás inspirándote en el amor, sigue adelante amiga.

Saludos

Anónimo dijo...

la verdad muy bueno. aveces, muy a menudo me ocurre lo mismo.. y dejo qe esa voz de la qe hablas, ese recuerdo llena mi ser.. y me encuentro encerrada en solo mi deseo de lo qe necesite de el.. muy muy bueno!

agus dijo...

salio en anonimo mi comentario anterior :s